Pero no de amor

Esta tarde quiero escribir una poesía,
pero no de amor.
Tal vez de odio o de rencor,
pero no de amor.
Tal vez hablaré de ti o de mí,
del sol que quema o del frío que pasé anoche,
pero no de amor.
Tal vez hablaré de la fraudulenta vida del ser humano en la tierra,
del negocio del placer,
de la mentira del poder,
de la ganancia de ayudar,
del temor a fracasar,
pero no de amor.

Me niego,
me niego a escribir de amor.

Mejor hablaré del desayuno de ayer,
de la ridícula mesa de centro a punto de colapsar,
de la coca, del agua de limón y pepino,
del pudin de chía y el gato que no deja de maullar;
hablaré del frío matutino,
de la música,
de las series,
de la cobija que nos cubre hasta quedarnos dormidos,
de los besos,
de los silencios,
de tus ojos,
tu nariz y tus ronquidos,
pero no de amor.

Me niego,
me niego a escribir de amor.

Mejor hablaré de los ojos,
de la garganta,
del riñón,
de la rodilla que duele con el frío,
del estómago que arde por las noches cuando todo el café del día se acumula,
de los pulmones que duelen cuando respiro frío,
cuando me pesa quererte,
mirándote tumbada en la cama,
cuando llego de noche y no puedo más que beberte,
lento me acerco porque temo perderte,
te tomo poco a poco en mi taza de emociones…
y no puedo más que comerte entre la tortilla seca,
fría,
y este pedazo de amor que encontré cerca de la estufa.

No he hallado mejor postre que tú,
con un poco de tu sexo,
un poco de tus besos cuando duermes,
un poco del abrazo que me procuras de madrugada.

Después del postre me ha venido la necesidad de fumarte en una sábana de tu piel,
envuelta,
bien apretadita,
con grandes bocanadas de humo soltarlo desde adentro,
inhalando y exhalando,
fuerte,
inhalando y exhalando,
que duela mientras te consumo poco a poco.



No quiero.
Me niego.
No puedo.
Que no sea un maldito poema de amor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Todos los Derechos Reservados Feel ® 2016
Develop & Design: JG