¿Sobrevivir o morir ante una infidelidad?

¿Alguna vez te han sido infiel? ¿Cómo te sentiste? ¿Qué hiciste? esas son las preguntas con las que me gustaría iniciar este artículo, ya que hablar de infidelidad es algo delicado. Hay muchas posturas al respecto, se dice por ejemplo que el ser humano por naturaleza no está construido para ser monógamo, es decir estar con una sola pareja, por lo tanto muchas veces EL AMOR NO ES SUFICIENTE para mantener la fidelidad en la pareja y mucho menos para creer que nuestra relación será eterna, por lo cual se requiere trabajar en ella todos los días.

La infidelidad es un tema que se debe tratar con mucha sensibilidad ya que quienes hemos pasado por alguna situación de este tipo sabemos que puede llegar a generarnos muchos problemas (por no decir que sientes que se te acaba la vida), nos sentimos traicionados, burlados y podemos perder por un tiempo la confianza en los demás.

De acuerdo con la Real Academia Española define el concepto fidelidad como “Lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona” (RAE, 2017). Partiendo de dicha definición, podemos decir entonces que la fidelidad es un valor o atributo que colocamos en el otro, lo cual se vuelve algo subjetivo ya que lo que nosotros podemos entender como fidelidad, tal vez el otro no lo vea de esa forma ya que cada uno tiene una forma diferente de ver y actuar en la vida y pocas veces no sentamos a charlar sobre lo que permitimos o no en nuestra relación.

Por lo tanto la infidelidad es algo más común de lo que podemos imaginar, sin embargo pocas personas aceptan estar en situaciones de este tipo. Por ejemplo, de acuerdo con las estadísticas del Gabinete de Comunicación Estratégica en México sólo 20 de cada 100 personas reconoce públicamente haber sido infiel en alguna ocasión, siendo los hombres quienes recurren mayormente a esta práctica, es decir por cada 32 hombres que son infieles, hay 10 mujeres que también lo han sido. (GCEM, 2016).

Los motivos para llegar a una infidelidad son múltiples y van a depender de la historia de vida de cada pareja, sin embargo hoy vamos a centrarnos en algunos aspectos que podemos reflexionar antes de tomar decisiones importantes cuando ya está presente la infidelidad, más que por tu pareja, hay que hacerlo por nosotros mismos ya que enfrentar este problema no es nada fácil y requiere de mucha fuerza de voluntad, de levantarte, sacudirte y continuar:

· Tomar distancia. Antes de tomar cualquier decisión aléjate el tiempo que creas necesario para no decir o hacer algo que te puedas arrepentir más tarde.

· No te sientas la víctima. Fácil no es, pero las cosas pasan y cada uno (por salud mental) puede encontrar una lección que aprender, aunque es natural al inicio buscar culpables, no resolverá nada y alargará el proceso.

· No interrogar. De nada servirá saber más detalles de la otra persona con la que te fueron infiel, es como inyectarte más veneno o torturarte y eso no evitará que el dolor que estás sintiendo desaparezca.

· Vive tu dolor. Como todas las pérdidas, una infidelidad implica vivir un duelo y el dolor es parte fundamental de él, no puedes evitar sentirlo pero si lo puedes canalizar de otras formas, ese dolor te puede hacer más fuerte para tus siguientes experiencias de pareja.

· ¿Perdonar? Es una pregunta que puede ser muy controversial, y la respuesta va a depender de cada persona, hay quienes pueden perdonar muy fácil una infidelidad pero hay otras personas que no. Pregúntate si vale la pena continuar en esa relación o si es mejor darle vuelta a la página ya sea con tu pareja o en solitario, pero siempre perdonando para no seguir cargando esa experiencia.

· Pide ayuda profesional. Si de plano no te sientes con la energía para sobrevivir a un problema de esta naturaleza, puedes asistir con algún profesional que te pueda orientar, él no resolverá tu vida pero si te ayudará a que puedas ver las herramientas con las que cuentas para afrontar tu situación.

9 comentarios en “¿Sobrevivir o morir ante una infidelidad?

  1. Yo creo que la fidelidad no existe, considero que como seres humanos racionales tenemos la necesidad de estar en contante relación con otras personas, lo que nos lleva a conocer a otras personas y tener interacción con ellas de distintas maneras

  2. Es difícil tratar este tema. Los dos lugares, el de infiel y al que le fueron infiel son dos cosas diferentes y requiere atención distinta. En mi camino por conocer el amor, he estado en las dos partes. Y las dos fueron muy dolorosas. Lastimé y me lastimaron. La lealtad en la pareja tiene está relacionada con lo que cada quién quiere en la vida. Si yo quiero una relación a largo plazo, pues la construyo. Si quiero solo diversión está bien. Aquí lo importante es ser honesto con el otro y tener acuerdos para respetarlos. Si el acuerdo es salir con mas personas y los dos están en el mismo tono, pues adelante, pero si el acuerdo es la exclusividad, entonces tendremos que ser congruentes con nosotros mismos. En una relación las reglas las ponen los involucrados. El perdón no es para el otro, es para uno mismo. Perdonar libera, pero no quiere decir que tengamos que seguir con la pareja que rompió el acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Todos los Derechos Reservados Feel ® 2016
Develop & Design: JG