Un proceso bioquímico llamado ENAMORAMIENTO

El enamoramiento es un tema muy complejo de abordar, ya que se puede analizar desde diversos enfoques y teorías. Sin embargo, algo en común que existe en occidente es la construcción del amor romántico, del cual el corazón va a jugar un papel importante, más de forma poética que de lo que realmente es.

Para este artículo vamos a retomar los aportes del neurocientífico Eduardo Calixto, quien escribe el libro “Un clavado a tu cerebro” en el cual nos explica entre otras cosas la función del cerebro en diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana. Este investigador parte de la premisa de que el enamoramiento tiene tres enfoques importantes desde los cuales se puede analizar:

1. Enfoque biológico (neuronas, neuroquímicos),

2. Enfoque psicológico (lo que se aprende, se memoriza y se reproduce) y

3. Enfoque social (la cultura y el entorno). Para lo cual, en este artículo nos vamos a enfocar en el primer enfoque, es decir generar una breve explicación sobre qué está pasando en nuestro cerebro cuando nos enamoramos.

 

 

Todos tenemos una pareja o un crush (hombre o mujer), ese que cuando lo miras sientes que todo tu cuerpo se agita, que te deja sin habla, que tu corazón se acelera cuando pasa junto a ti, que te hipnotiza con tan solo mirarlo… pero alguna vez te has preguntado ¿por qué tenemos todas estas reacciones? ¿Por qué no sentimos enamorados si en ocasiones ni si quiera interactuamos con él o ella? ¿Por qué no podemos dejar de pensar en esa persona?

Pues bueno, desde las neurociencias se dice que la sensación de estar enamorado es sólo una cuestión de química cerebral ya que el enamoramiento lo definen como “un estado químico cerebral, transitorio que elimina la objetividad de la conducta. Por lo tanto, podemos resaltar que este proceso se lleva a cabo en el cerebro (no en el corazón como siempre imaginamos), que es temporal (Constantemente nos enamoramos y desenamoramos en la vida) y que provoca que actuemos de manera no objetiva (hacemos cosas ridículas o de las cuales con el paso del tiempo nos podemos arrepentir). Lo anterior debido a que en este proceso se activa nuestro sistema límbico quien se encarga entre otras cosas de regular las emociones y el razonamiento, por lo tanto, nos volvemos menos reflexivos y más torpes para tomar decisiones.

El Dr. Calixto nos dice que en el proceso de enamoramiento se activan entre 12 y 19 regiones cerebrales que liberan diversas sustancias, hormonas y neurotransmisores que recorren todo nuestro cuerpo, y se ve reflejado en nuestros cambios de hábitos, en el remolino de emociones que generamos, en nuestras respuestas fisiológicas, etc. Para lo cual a continuación se mencionarán algunos de los elementos químicos más representativos en dicho proceso y sus características principales que se activan cuando nos sentimos enamorados:

  1. La dopamina está relacionada directamente con la felicidad, el deseo y el placer. Cuando alguien se enamora se libera en grandes proporciones y se crea la necesidad de estar cerca de la otra persona.
  2. La oxitocina se encarga del proceso del apego, nos motiva a conocer más de la otra persona, de querer estar en contacto físico con ella y se produce en grandes cantidades cuando hay abrazos, besos y actos eróticos.
  3. Las endorfinas procesan la necesidad y búsqueda del placer, se incrementa cuando pensamos y vemos pasar a la persona querida.
  4. La adrenalina crea una mayor motivación cuando estamos cerca de quien nos gusta y se refleja en nuestras respuestas fisiológicas como la aceleración de nuestro ritmo cardiaco y vasos sanguíneos, provoca que suden nuestras manos, etc.
  5. La serotonina regula el estado de ánimo, las emociones, buen humor y el placer, por ejemplo se libera en grandes cantidades después de un acto sexual.
  6. La feniletilamina produce mayor energía a todo el cuerpo generando una sensación de mayor vitalidad cuando estamos con la persona deseada, por lo cual pareciera que no tenemos apetito ni sueño y sentimos que el tiempo avanza más rápido de lo normal cuando estamos conversando con ella.

 

 

Con dichas sustancias podemos explicar ciertos comportamientos cuando estamos enamorados de alguien, pero ¿qué pasa cuando dejamos de sentir atracción por la otra persona? En este caso, nuestro cerebro deja de generar niveles altos de todas las sustancias mencionadas y por lo tanto empezamos a mirar a la otra persona tal como es en realidad, aparecen más claros sus defectos, hay más discusiones y problemas. Por consecuencia, llega el momento de que nuestro cerebro busque enamorarse de otras personas para continuar generando las hormonas y neurotransmisores que le generan placer.

Finalmente, la próxima vez que mires a tu pareja o crush no suspires tocando tu corazón, más bien hazlo frotando tu cerebro y si las cosas no salen de forma positiva no uses la frase -me rompieron el corazón- lo más correcto sería –me rompieron mis redes neuronales que activan áreas del cerebro y segregan sustancias químicas que me provocan la sensación de dolor y tristeza-.

 

Fuente:

Calixto Eduardo (2017). Un clavado a tu cerebro. México. Editorial Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Todos los Derechos Reservados Feel ® 2016
Develop & Design: JG